Carne de caza mayor

¿Por qué consumir carne de caza?

Spread the love

La caza de montería es una actividad que el ser humano ha practicado desde tiempos ancestrales. En la península ibérica durante el otoño se inicia la temporada de caza, siendo una época en la cual se puede obtener un tipo de carne de caza de sabor intenso, libre de residuos químicos y con una textura especial. La carne de caza se divide en dos segmentos, carnes de pluma y carne de pelo. La carne de pelo abarca animales tan diversos que van desde ciervos, jabalíes hasta conejos.

En cambio, la carne de pluma se subdivide en tres clases: montaña, tierra y agua. Todas estas carnes poseen sabores fuertes, con carácter, las cuales son magníficas para servicios de catering de asador criollo en eventos al aire libre 

Cualidades de la carne de caza

La carne proveniente de la caza mayor y menor se caracteriza por poseer un color más intenso que la carne de especies similares criadas bajo ambientes domésticos. Esta tonalidad puede volverse más intensa a medida que el animal sea más maduro, además, la textura de la carne y su terneza también cambia de acuerdo con la edad del animal. Animales con edades avanzadas presentan una carne más dura, pero con un sabor auténtico y original.

Por tanto, debe ser preparada por verdaderos especialistas en asados criollos con carne de caza.

Beneficios de consumir carne proveniente de la caza

Carne libre de hormonas y residuos químicos

En las explotaciones ganaderas y avícolas se utiliza de forma constante hormonas para promover el crecimiento de los animales. De igual manera, el uso de antibióticos y otros medicamentos para el control de enfermedades es frecuente. Estos son factores que inciden en el crecimiento natural de los animales, ocasionando carnes pálidas con concentraciones bajas de nutrientes y residuos químicos.

La carne proveniente de la caza evita todo este tipo de alteraciones y contaminación. Incluso, durante los últimos años se ha discutido sobre la contaminación por plomo en carnes de animales de caza debido al uso de balas y perdigones de plomo. Aunque estudios confirmaron que la contaminación por plomo era mínima y en un porcentaje mínimo de carne, la situación ocasionó que un gran número de cazadores se decantaran por el uso de ballestas y flechas de acero para conservar la pureza de este tipo de carne.

Carne baja en grasa

La carne de animales salvajes jóvenes posee hasta un 60 % menos de grasa que la proveniente de animales criados en granjas, este porcentaje puede variar de acuerdo con la edad del animal. Incluso, en animales adultos el índice de colesterol es similar a los de animales domésticos, sin embargo, su porcentaje de grasa sigue siendo inferior.

Mayor concentración de nutrientes

La carne de animales silvestres es una de las más nutritivas y saludables. Posee altas concentraciones de minerales como el magnesio, hierro y fósforo. Además, contienen una mayor concentración de proteínas y vitaminas que otras carnes producidas en explotaciones ganaderas.

Asado a la estaca con carnes provenientes de la caza

Esta preparación es una de las más fabulosas y deliciosas. Es un asado donde se utiliza leña de encina, la cual posee un poder calorífico de 4650 kcal, ideal para el sellado inicial de la carne. Luego del sellado que evita que la carne suelte sus jugos naturales, se procede a alejar la carne un poco para que esta se vaya asando de forma óptima. La encina posee aromas exquisitos que aportan a la carne un sabor espectacular.

El asado a la estaca con este tipo de leña se recomienda para carnes de pelo como el gamo, el ciervo, el jabalí y el conejo silvestre. 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Ir al contenido